Conferencias, talleres, demostraciones

¿Por qué en los congresos no se hacen talleres o demostraciones de suiseki? Tomemos el ‘bonsai’ como referencia: tanto en el caso del taller como de la demostración, la tarea suele consistir en tomar un árbol sin trabajar o parcialmente trabajado y transformarlo, en un tiempo de entre 2 y 6 horas, en un ejemplar que muestre ya las características de un ‘bonsai’. ¿Es posible hacer lo mismo con una piedra? En mi opinión, NO, si tenemos en cuenta:
- La piedra no puede modificarse.
- La piedra tendría que estar limpia antes del taller o demostración (la polvareda que se levanta en la limpieza es indescriptible).
- Lo típico de un taller suele ser la realización de una peana (‘daiza’), pero hay que tener en cuenta que la construcción de una peana de forma artesanal suele requerir no menos de 20 horas y, además, genera polvo y, con frecuencia, vapores (selladores, tintes, barnices, ceras).
- Con frecuencia requiere la utilización, al menos parcial, de herramientas eléctricas.
- Los trabajos que no consisten en la limpieza de la piedra o en la construcción de la peana son efímeros.

Según mi experiencia, la mejor forma de realizar los talleres es en el formato de curso, con una frecuencia mínima mensual, de forma que en cada sesión se revisa el trabajo realizado y se señala la tarea a realizar hasta la próxima.

De cara a un congreso o similar, lo más adecuado es elegir entre una o varias de estas opciones:

- Conferencia
El invitado realiza una exposición sobre aspectos concretos del arte de las piedras de contemplación, con apoyo en esquemas y material gráfico. En general, debe evitarse la típica charla de “introducción al suiseki’, puesto que eso es algo que todo aficionado conoce.

- Conferencia – demostración
El invitado utiliza diversos elementos (piedras, mesas, complementos) para mostrar sobre objetos reales, en lugar de mediante fotos y dibujos, aspectos concretos. Resulta especialmente indicado en relación con la selección de piedras, determinación de la posición y composición.

- Demostración – taller
Resulta parecido a lo anterior, pero en este caso los objetos son aportados por los aficionados participantes en el taller, recibiendo consejo y asesoramiento sobre su propio material.

- Taller avanzado
Se dedica a trabajar sobre un aspecto de la preparación de la piedra, con frecuencia la limpieza o alguna fase de la realización de la peana. Hay que tener en cuenta la gestión del polvo, energía eléctrica y vapores. En el caso de las peanas, es necesario que estén ya realizadas las primeras fases (realización del vaso, separación del bloque de la peana y primer lijado de la peana en bruto).

- Crítica de la exposición
Según mi experiencia, ésta es una de las actividades más agradecidas y consiste en que el invitado recorre la exposición (por lo general, con los expositores), en la que se van comentando los puntos y positivos de las piezas expuestas (con frecuencia hay que seleccionar algunas, para evitar que se prolongue en exceso). Cuando se trata de un certamen (exposición con premios), lo normal es que sea alguno de los jueces el que haga la crítica, primero sobre los ejemplares premiados y luego, en función del tiempo disponible, sobre aquellas piezas en las que el expositor lo solicite. Debe permitirse al invitado (pero sólo a él) tocar o mover las piezas.
A veces también se hacen visitas guiadas para visitantes. Es importante controlar el número, por lo que es habitual que los interesados se apunten previamente. Estas visitas guiadas pueden estar a cargo de alguno de los organizadores o expositores. Las piezas expuestas no deben tocarse ni moverse.

Una vez más, si estáis interesados en contar conmigo para alguna de estas actividades, no dudéis en contactar conmigo, con la mayor antelación posible.